Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamerican

 BOVARISMO NACIONAL

 .  

. El bovarismo nacional es un término inventado por el filósofo mexicano Antonio Caso (1883-1946), en el cual resume la idea clave de la interpretación sobre la realidad nacional y latinoamericana. Bovarismo es “ la facultad de concebirse diferente de lo que se es”. Así, lo que esta afirmación dice del individuo se puede hacer extensivo a algunos pueblos como el mexicano y los latinoamericanos. Bovaristas serían aquellas naciones que se han empeñado, a través de la historia, en negar lo que son y han sido para afirmar lo que no son. Preocupados en ser algo distinto de sí mismos, terminan por no ser nada en concreto. Se mantienen en una especie de utopía para ir de la imitación de un modelo a otro, sin que éstos coincidan con la propia realidad.

            El bovarismo es una facultad común de hombres y pueblos, no sólo de los latinoamericanos. Esta humanidad idealista “va por la vida con el señuelo de lo que quiere ser y descuida la realidad que posee y el mundo que podría disputar por la consecución de un mundo imposible de una vana realidad de leyenda” (Caso, 1976: 23). Empero, los bovaristas pueden trascender el sueño y llegar a ser lo que no son, siempre y cuando no sacrifiquen su ser por el no ser.

            El filósofo francés Jules de Gaultier escribe un texto intitulado Le bovarisme (1902), posteriormente otro llamado Le génie de Flaubert (1913). Crítico literario y filósofo, elabora toda una teoría bovarista la cual consiste en suponer que existe un poder concebirse distinto de como se es, constituyendo esta imagen distinta en un verdadero principio de hipnosis. La idea le fue sugerida por la lectura de la novela Madame Bovary, del escritor francés Gustav Flaubert. La protagonista de la obra, la señora Bovary, representa la negación de la unidad del yo, pues considera como normal lo que es propiamente una alteración morbosa.

            El bovarismo aparece, en su esencia, como un instrumento de movimiento y un medio de producción de lo real. Propone llamar bovárico o bovarista a todo poder que permite al hombre apropiarse y asimilarse a los resultados de un esfuerzo que no ha realizado él mismo. Es ante todo, la psicología de la ficción, del ensueño, lo que nos puede ilustrar sobre el carácter consciente o inconsciente, real o ficticio, normal o patológico de aquella facultad o disposición humana.

            El maestro Caso retorna la idea del bovariano de Jules de Gaultier, pero la hace extensiva a los pueblos, a sus leyes y a sus constituciones; así lo vemos expresado en sus escritos como “El conflicto interno de nuestra democracia” (1913); “La doctrina de Wilson, sin Wilson” (1914); “Jacobinismo y positivismo” (1915) y “El bovarismo nacional” (1917). Caso descubre que los pueblos de nuestra América han sido bovaristas, al igual que otros pueblos. Así como el genio y el snob son dos bovaristas, lo son también aquellos hombres que han logrado modificar las condiciones de la historia para imponer a las masas sus sueños. Los débiles, los niños, las mujeres, los hombres, los héroes, los mártires, todos, todos vamos imponiendo a la vida nuestro ideal. “Los pueblos como los individuos también son bovaristas. A veces piensan que son diversos de como son en realidad. Pero si se creen libres llegarán a serlo algún día... La vida es, en suma, más tolerable con bovarismo que sin él. Constreñidos en nuestra individualidad, nos devoraría la desesperación de no salir nunca de nuestra propia miseria” (Caso, 1976: 70).

            El bovarismo es bueno pero insuficiente. Hay que ir más allá del bovarismo, del soñar, del vivir dentro de los sueños. Por desgracia, la historia de México y de Hispanoamérica es la historia de un infecundo bovarismo nacional.

            Antonio Caso en diversos trabajos sobre México y Latinoamérica nos muestra el abismo entre los ideales y la realidad. Aparece el bovarismo como el símbolo de un sueño perseguido, una y otra vez fracasado. El ideal latinoamericano “... estriba en acometer empresas desmesuradas, desproporcionadas, en el sentido caballeresco y absurdo de la vida, en donquijotismo generoso en verdad, ilógico, sin tendencia crítica ni ponderación filosófica” (Caso, 1973: 190). Caso quiere ir más allá del idealismo bovarista, irreal, propone combinar el ideal con lo real. Busca prever los problemas, nos sugiere la frase metafísica de Bacon de “Alas y plomo”, para apuntar que a los hombres y los pueblos les precisa, ante todo, saber que el ensueño más puro será solo eso si no se afianza en la realidad y con ella se integra. Porque “sin aspirar a algo mejor se retrocede sin remedio; pero sin saber con precisión a donde se va se fracasa” (Caso, 1976: 87).

            El empeño por copiar modelos sociales, políticos, jurídicos o filosóficos ha obstruido la realización del propio modelo. Al referirse a México, a su Revolución constitucionalista y a sus principios y leyes dirá:

 

...ni jacobinismo ni positivismo. Ni donquijotismo irrealista, ni sanchismo positivista. Ni ideales irrealizables, ni subordinación indiscrepante a la realidad imperfecta, sino alas y plomo...; fuerza para vencer las causas contrariantes del ideal, e ideales amplios y humanos que no se vean negados al ponerse en contacto con la vida... Combínese, en suma, el bovarismo de la ley con el consejo discreto de la razón; y que la verdad, el clásico justo medio aristotélico, esplenda al fin sobre los viejos sistemas, sobre las ideas derrotadas en la dialéctica de nuestra historia: el jacobinismo fanático y el positivismo indiferente (Caso, 1973: 198).

 

            Caso, Antonio. “El bovarismo de la ley”, en Obras completas, t. II, UNAM, México, 1973. Caso, Antonio. “El bovarismo nacional; México: alas y plomo”, en Obras completas, t. IX, UNAM, México, 1976. Gaultier, Jules de. Le bovarisme, París, 1902. Gaultier, Jules. Le génie de Flaubert, París, 1913. Palante, G. La Philosophie du bovarisme, París, 1912. Zea, Leopoldo. “Caso y el bovarismo nacional”, en Dependencia y liberación en la cultura latinoamericana, Cuadernos de Joaquín Mortiz, México, 1974.

 

            (Véase: Arraigo).

 

(MMA)