Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamerican

CARACTEROLOGÍA DEL MEXICANO

 

 Estudio de los caracteres propios del mexicano. Fue Ezequiel A. Chávez, filósofo mexicano (1868-1946), uno de los primeros que estudió la caracterología del mexicano. Su “Ensayo sobre los rasgos distintivos de la sensibilidad como factor del carácter del mexicano ha servido, indudablemente, como base e inspiración a estudios posteriores sobre el tema. De las referencias que en él realiza Chávez a algunos de sus contemporáneos puede deducirse que Bulnes, Miguel S. Macedo y el Dr. Macouzet habían realizado, también, ciertas observaciones sobre el carácter del mexicano.

            Chávez se concreta en su “Ensayo...” a señalar los rasgos típicos de la sensibilidad del mexicano. Sin embargo, desde un principio advierte que ésta varía por la heterogeneidad al interior de la población mexicana: el indígena, el criollo y el mestizo; en este último distingue “el mestizo de buena cuna” y “el mestizo vulgar”. En cada uno de ellos el fenómeno de la sensibilidad presenta distintas formas. A este problema dedica principalmente su reflexión. El método empleado en su estudio consta de los siguientes momentos: observación del nacimiento del fenómeno, caracterización, permanencia, efectos y término. Concluye que por la heterogeneidad existente y ya señalada serán diversas

 ...las observaciones que pueden hacerse en cuanto a los componentes demográficos de México... en tanto que en otros lugares los pueblos constitutivos han sido machacados por el mortero de los siglos, hasta llegar a formar un solo cuerpo con cierta homogeneidad común, esto no ha pasado aún en el nuestro, pues el viejo sedimento indígena, a pesar de que han transcurrido ya cerca de cuatro centurias del principio de la conquista, rige aún en varios millones de individuos, independiente, refractario y con carácter propio; así mismo con carácter propio se presenta el grupo de los descendientes directos y sin mezcla de los extranjeros y por último forman otros dos grupos irreductibles los individuos de razas mezcladas; dos grupos digo y no uno como siempre se afirma; dos porque son bien diversos: por una parte el descendiente de razas mezcladas que secularmente ha tenido antecesores constituidos en familias estables; ese es el resistente nervio del pueblo mexicano; y por otra parte el también descendiente de razas mezcladas pero que, en vez de tener un árbol genealógico de familias constituidas que le hayan dado una educación social... ha tenido por lo contrario... como antecesores individuos fortuitamente unidos... el que tiene así la desgracia de ser hijo, nieto y bisnieto de efímeros azares, el que al nacer se encontró rota o deshecha a su familia, como rota la habían encontrado sus progenitores... forma el bajo fondo de la sociedad, es la hez de la misma... forma el elemento... destructor, el disolvente (Chávez, 1900: 83 y 84).

 

            Chávez se dedica al estudio de la sensibilidad en cada uno de estos grupos y concluye que en el indígena la

 sensibilidad se despierta con trabajo... es proverbial la flema imperturbable del indio, su estoica taciturnidad, su impasible inercia... los descendientes puros de los europeos que han venido al país como los individuos de razas mezcladas tienen facilidad mayor para experimentar emociones... Excitabilidad menor... pueden advertirse en los hijos de familias mezcladas y regularmente establecidas... En cambio, la clase sin raíces, la de los mezclados sin árbol genealógico fijo, tiene una sensibilidad variable: fácil en sumo grado para lo que estimula sus apetitos; inerte para las comodidades de la vida: así se explica la prodigiosa facilidad con que el mestizo del que hablo se enreda en relaciones amorosas y funda hogares que nunca duran más que efímeros tiempos... así se explica además que no le importe vivir desgarrado... Queda de ese modo señalado el primer rasgo distintivo de la sensibilidad mexicana por lo que se refiere a su modo de producción: superabundantemente fácil en el europeo y en el criollo, relativamente moderada en el mestizo de buena cuna, casi imposible en el indio; variable pero a menudo rápida en el mestizo vulgar (Chávez, 1900: 85 y 86).

            Chávez realiza un acucioso análisis sobre la permanencia, efectos y término del fenómeno de la sensibilidad del mexicano. Su estudio lo proyecta a la práctica, concretamente a la “consonancia (que debe existir) entre las instituciones educativas de los pueblos y su carácter”. Relaciona, hábilmente, los aspectos filosóficos, psicológicos y pedagógicos en una importante advertencia en cuanto al proyecto educativo: “... por no tener en cuenta la cardinal observación de que el carácter, o lo que es lo mismo, la resultante de todas las condiciones psíquicas de los individuos, varían con los pueblos, se incide a veces en el absurdo de querer trasplantar, lisa y llanamente, a un país instituciones educativas, represivas o políticas que han florecido en otro, sin reflexionar en que acaso no sean aclimatables en el intelecto, en los sentimientos y en la voluntad de los pueblos a quienes se trata de mejorar”.

 

            Bejar Navarro, Raúl. El mexicano. Aspectos culturales y psicosociales, UNAM, Coordinación de Humanidades, México, 1981, 2 ed. Chávez, A. Ezequiel. “Ensayo sobre los rasgos distintivos de la sensibilidad como factor del carácter del mexicano”, en Memorias del concurso científico nacional, Sociedad Positivista de México, 13 de diciembre, 1900. Guerra, Ricardo. “Ramos y sus discípulos”, en Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, núms. 66-69, enero-diciembre, México, 1958. Portilla, Jorge. Fenomenología del relajo, FCE, Mexico, 1984. Ramírez, Santiago. El mexicano. Psicología de sus motivaciones, Pax-México/Asociación Psicoanalítica Mexicana, 1972, 8a. ed. Ramos, Samuel. El perfil del hombre y la cultura en México, Espasa Calpe Mexicana, Col. Austral, México, 1972, 5 ed. Reyes Narváez, Salvador. El amor y la amistad en el mexicano. Porrúa y Obregón, México, 1952. Uranga, Emilio. Análisis del ser del mexicano, Porrúa y Obregón, México, 1952; “Ensayo de una ontología del mexicano”, en Cuadernos Americanos, Año VIII, vol. XLIV, marzo-abril, México, 1949. Villegas, Abelardo. La filosofía de lo mexicano, UNAM, México, 1988, 3 ed.

 

            (Véase: Sentimiento de inferioridad).