Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamerican

CIENCIA BARROCA

  

 

  Categoría heurística proveniente de las constelaciones discursivas de la historia y la crítica de la cultura; representa una teoría y un método de reflexión filosófica de marcada característica latinoamericana, una figura radical del sincretismo cultural de la región. Integra una suma creativa de historiografía e historia del arte y de las ideas, para realizar el estudio de los comportamientos sociales específicos en la civilización capitalista, con la intención de proyectar estrategias de mestizaje de las formas culturales y la invención de modelos alternativos de resistencia a los excesos actuales de la modernidad establecida en tanto racionalidad instrumental administrativa.

            Ciencia barroca es un enunciado específico de la actividad del mestizaje cultural de la región latinoamericana actual. Deviene concepto filosófico, en tanto forma generadora de autoconciencia y autoestima sobre la condición latinoamericana misma: estar dentro de Occidente por accidente y en tanto que accidente. Ser, estar y conocer de modo barroco, de forma ontológicamente mestiza. Y así es y sigue siendo desde los tiempos de santa Mariana de Jesús (1618-1645) en el Perú y de sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695) en la Nueva España.

            La ciencia barroca es un aporte específico de la condición cultural latinoamericana, expresa la voluntad de identificación filosófica del arte, la ciencia y la critica de la vida cotidiana. Es una traducción desconstructora de los cautiverios capitalistas que mantienen a la región en la pobreza por programa. Deshace las ilusiones modernizadoras y los complejos subdesarrollantes mediante la proliferación de discursos diferentes, de nuevas reflexiones puestas a pendular entre literatura y filosofía, entre arte y ciencia. Un ejemplo trascendental de ello son las novelas Paradiso (1966) de José Lezama Lima (1910-1976) y Cien años de soledad (1967) de Gabriel García Márquez (1928).

            La condición barroca de América Latina significa vivir un proceso cultural transhistórico, donde es posible experimentar al mismo tiempo el renacimiento y la postmodernidad más todos sus intermedios y entreveros, pues sólo de este modo excéntrico y atemporal es factible construir una imagen histórica realmente capaz de realizar la crítica del capitalismo y su ética protestante anglosajona. El orden barroco es una marca epistémica esencial o sobredeterminación civilizatoria y cultural de la región, reconocerlo en sí y en sus actuales figuras neobarrocas genera una auténtica forma diferente de hacer filosofía latinoamericana.

            En tanto esquema teórico, la ciencia barroca es una forma generalizada de pensar cómo debe ser la existencia crítica latinoamericana, dentro del principio de realidad para el modo de producción capitalista; una marca de diferencia en el uso e intercambio del conocimiento, dictada en gran parte por la procedencia católica ecléctica de la región. Una actitud distinta ante la ciencia y la técnica de la modernidad, una actitud voluntariamente diferente del impulso egoísta de la ética protestante burguesa, y por ello mismo, una actitud que es fuente de múltiples resistencias ante el embate de las aguas heladas del individualismo posesivo. Implica como base ética de operación, el reconocimiento del conocimiento latinoamericano como lugar compuesto de lugares comunes, de todos los lugares comunes del pensar y hacer del planeta. Y como método, la ciencia barroca busca la puesta en escena de una sensibilidad compuesta de mil y una sensibilidades, una auténtica sensibilidad mestiza. Una manera de ser y estar que permite vivir la destrucción de lo cualitativo (crisis tardocapitalista), al convertirla en acceso permanente a la creación de otra dimensión, retadoramente imaginaria de lo cualitativo del ser (ética de la liberación).

            Frente a la nueva inestabilidad epistemológica de las ciencias y la filosofía postmodernas, la ciencia barroca latinoamericana piensa y actúa de modo libre, diferente, mediante operaciones heurísticas interdisciplinarias, para configurar un conocimiento vivencial humanista del mestizaje generalizado como proyecto real de libertad universal.

 

            Echeverría, Bolívar (comp.), Modernidad, mestizaje cultural, ethos barroco, UNAM/El Equilibrista, México, 1994. Lezama Lima, José. La expresión latinoamericana, FCE, México, 1993. Sarduy, Severo. Barroco, Sudamericana, Buenos Aires, 1974. Sobrevilla, David. Repensando la tradición occidental, Amaru, Lima, 1986. Trabulse, Elías. El círculo roto, FCE, México, 1984. Paz, Octavio. Sor Juana Inés de la Cruz o Las Trampas de la Fe, FCE, México, 1982.

 

(SM)