Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamericana

DERECHOS HUMANOS

  

 

El término derechos humanos es un concepto teórico, perteneciente a la Ética y a la teoría jurídica. Esta noción implica que los seres humanos existen siempre ya en un mundo social. Por eso, dicho término sólo tiene sentido si se le piensa en un contexto social. El nombre se refiere a una idea regulativa válida y aplicable a todos los seres humanos por igual. En un primer momento, es una exigencia subjetiva dirigida a todos los otros. Está basada en la conciencia moral y en la razón de los individuos, de que su vida, libertad y dignidad sean respetadas. Por ello, se sostiene que los derechos humanos son inalienables, ya que es impensable que alguna persona renunciaría a ellos por su propia voluntad.

            En nuestra América la noción derechos humanos empezó a usarse siguiendo la terminología actual de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” de las Naciones Unidas (1948). Sin embargo, dicha noción, con un significado semejante al de nuestros días, aunque con el nombre de derecho natural, fue introducido a nuestra América desde principios del siglo XVI para proteger y defender algunos de los derechos humanos de los Indios.

            La idea derechos humanos implica necesariamente la idea correlativa de obligación. Un Derecho Humano se cumple si, y solo si, la sociedad y cada individuo cumple con la obligación de reconocer a todos y a cada uno de ellos como sujetos de derecho, y en su conducta cumplen con la obligación de respetarlos. Para que los derechos humanos sean vigentes y hagan posible la formación de un estado de derecho, es necesario que su reconocimiento sea universal. Cuando no se cumple dicha obligación, esa sociedad existirá en un estado de guerra de todos contra todos. Por eso se piensa que los derechos humanos son el supuesto básico y necesario para que existan los Estados y la ley positiva, y en ellos, el estado de derecho. Su opuesto es la anomia.

            La teoría de los derechos humanos se basa en tres supuestos teóricos básicos: la igualdad formal entre los seres humanos, la facultad de pensar y reflexionar, la conciencia de necesidades, de intereses y de sufrimiento propio, y la facultad de ejercer la libre voluntad. Dichas facultades son la condición para que los seres humanos puedan reclamar sus derechos.

            Los derechos humanos se pueden clasificar en básicos y derivados. Básicos son aquellos derechos que deben ser respetados para que, para empezar, los individuos puedan existir como personas. Son éstos el derecho a la vida y a la salud física y mental, así como a todos los medios necesarios para sostener vida y salud; el derecho a la seguridad ante la agresión y la codicia de otros, y el derecho a la libertad en todos los modos de su ejercicio.

            De los derechos humanos básicos se derivan otros. Del derecho a la vida se deriva el derecho al alimento, vivienda, educación, trabajo, recreo, etcétera. Del derecho a la libertad se deriva el derecho a elegir un grupo político y afiliarse a él, a elegir el modo de vida a seguir, la libertad de creencias, de expresión, de movimiento, etcétera.

            Sin embargo, el derecho a la libertad no puede ser irrestricto, ya que el ejercicio de la libertad de un individuo puede transgredir o dañar los derechos humanos de otros. El derecho a la libertad sólo puede ser garantizado y protegido si, y sólo si, se le impone un limite, ya sea que provenga de la sociedad o del sistema jurídico, o que el individuo se lo imponga a si mismo porque reconoce la validez de los derechos humanos de los otros. Nadie como Kant describió con mayor claridad lo que dicho límite dicta. Parafraseándolo, el imperativo derivado de la idea de limite diría que: “actúa de tal manera que nunca lesiones los derechos humanos de otros, i.e. aquellos derechos cuyo respeto exiges para ti mismo”.

            El origen de la idea de los derechos humanos es la razón práctica. En la reflexión acerca de nuestra conducta ante otros, y buscando las causas de la guerra entre los seres humanos, descubrimos que en todos los casos ellas se generan cuando un individuo o nación viola o lesiona los derechos humanos de otros. La idea de límite y el dictado para la conducta implican una regla o ley para las acciones de los individuos en sociedad. Por eso, la idea de derechos humanos es una idea moral regulativa y normativa.

 

            Beuchot, Mauricio. Filosofía y Derechos Humanos, Siglo XXI, México, 1993. Mues de Schrenk, Laura. “El Problema de la Fundamentación de los Derechos Humanos”, en Dianoia, año XXXI, núm. 31, UNAM, México, 1985. Mues de Schrenk, Laura. “Los Salvajes de América y de Europa”, en Teoría, (UNAM, México), 1982. Nino, Carlos Santiago. Introducción de la filosofía de la acción humana, EUDEBA, Buenos Aires, 1987.

 

            (Véase: Derecho natural).

 

(LMS)