Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamericana

EUTOPÍA

 

 

. Palabra usada por Tomás Moro en 1516, en De optimo reip. Statu, deque nova ínsula utopía, libellus uere aurens, donde su protagonista Rafael Hitlodeo propone una salida decorosa para el Estado inhumano, de modo que “deberían en justicia llamarme eutopía”, eutopia merito sum vocanda nomine. Curiosamente se ha generalizado más la palabra utopía que es la parte crítica y negativa del contenido de su famoso opúsculo.

            El texto completo de los seis versos que encabezan la Utopía de Moro dicen así:

Utopía me llamaron por rara los antiguos,

émula victoriosa de aquella ciudad platónica;

puesto que allá nada más había palabras

y no, como aquí, donde he adquirido tal imagen

en todo superior en hechos, hombres y riqueza

de manera que en justicia deberían llamarme eutopía.

 

 Utopia priscis dicta, ob infrecuentiam,

Nunc civitatis aemula Platonicae,

Fortasse victrix (nam quod illa literis

Delineavit hoc ego una proestiti

Miris & opibus, optimis que legibus)

Eutopia merco sum vocanda nomine.

 

            Las dos palabras latinas, construidas con elementos griegos, no aparecían en los Diccionarios de la Academia de la Lengua Española antes de 1884.

            Temeroso Bolívar de intentar una república excesivamente generosa en sus principios sociales, en 1815, cuando aun estaba distante en tiempo y espacio la victoria, escribió con toda intención: ¿Es ésta una vana especulación, estoy resucitando inoportunamente los sueños de Moro y Fenelón?

            Pero después, desde 1819, cuando definía el objeto del Estado moderno que se acababa de fundar, pensaba abiertamente en términos de Estado Feliz, estado eutópico. En el Discurso de Angostura acuñó una de sus máximas más celebradas: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social, y mayor suma de estabilidad política (...) Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos”. Pero cuando Bolívar empezó a percibir los desastres de una mala administración usó el vocablo utopía en una carta a F. de P. Santander del 8 de octubre de 1826:

 

“¿Qué debo yo hacer? ¿Y qué debe hacer Colombia? Yo, por servir a la patria, debiera destruir el magnifico edificio de las leyes y el romance ideal de nuestra utopía. Colombia no puede hacer otra cosa, fallida como está, sino disolver la sociedad con que ha engañado al mundo, y darse por insolvente”.

 

        Bolívar, Simón. Obras Completas, (3 T.), Lex, La Habana, 1950. Hildebrandt, Martha. La lengua de Bolívar, Léxico, Caracas, 1974. Moro, Tomás. Utopía, Alianza Editorial, Madrid, 1985.

 

(Véase: Bolivarismo, Confederación, Panamericanismo, Utopía).

 

(GVM)