Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamericana

 FUNDADORES

 

. . 

.  

. Título con el que Francisco Romero denota a algunos filósofos latinoamericanos como hombres que vivieron espontáneamente el pensamiento de la época, incluso que lo fueron forjando, pensadores quienes llevaron a cabo el complejo movimiento de renovación y restauración filosófica, bases del actual quehacer filosófico en Latinoamérica.

            Para el argentino Francisco Romero (1891-1962) los Fundadores “pertenecen, salvo casos aislados, a la etapa positivista y al subsiguiente impulso antipositivista” (1942: 11). Los casos aislados son pensadores que filosofaron e influyeron en América Latina desde la época de la Colonia. Empero, fue el positivismo la primera tendencia filosófica que se difunde a las masas. Sin embargo, Romero concede mayor interés a los pensadores que cuestionaron al positivismo, como teoría apoyada en una filosofía de lo permanente, de orden inalterable, seguro, pétreo, demasiado sistemático y definitivo para no equivocarse. Los Fundadores señalaron que la ciencia, al tratar de explicar el universo y destino del hombre, había tomado de los sistemas metafísicos todos sus aspectos. Característica de los Fundadores es que reivindican la metafísica, liberación de las capacidades creadoras del hombre, como guía para problematizar toda realidad y todo saber. Los Fundadores consolidan la “normalidad filosófica”. Los pensadores postpositivistas, citados con mayor frecuencia por Romero como Fundadores, son el dominicano Pedro Henríquez Ureña (1884-1946), los mexicanos Antonio Caso (1883-1946) y José Vasconcelos (1882-1946), el peruano Alejandro O. Deústua (1849-1945), el uruguayo Carlos Vaz Ferreira (1872-1959), los argentinos José Ingenieros (1877-1925) y Alejandro Korn (1860-1936). Hombres quienes, en opinión de Romero, comprenden que el estudio y cultivo de la filosofía no es ya una plácida faena, sino un esfuerzo serio de ahondamiento y apropiación del designio de pensar los problemas cada vez con mayor autonomía. Romero, en un escrito en memoria de Alejandro Korn, señala la importancia y características concurrentes en los Fundadores:

 

viven espontáneamente el pensamiento de la época, los que lo van forjando. Son unas pocas cabezas (...) No reciben el impulso ajeno y si lo reciben, no lo necesitan. La corriente central del tiempo pasa por ellos, su voz es la voz del instante. Son los protagonistas del drama. En el momento en que actúan no es siempre fácil identificarlos, porque coexisten con los continuadores del momento anterior, que tienen a su favor representar ideas ya admitidas y habituales, y con los que encarnan nociones nuevas pero, como luego se advirtió, no eran la expresión de la conciencia filosófica del tiempo (1936: 34).

 

            Pero, Romero en su exposición no aborda autores como el uruguayo José Enrique Rodó (1871-1917), quien desde la literatura creó una teoría y filosofía de la cultura latinoamericana, el arielismo. Por tal motivo otros autores han agregado más nombres al término Fundadores (Varios autores, 1970).

            La relación del término “Fundadores” con la “Normalidad Filosófica” es destacada por el uruguayo Arturo Ardao (1912). Para él los Fundadores fueron “los iniciadores, no de la filosofía latinoamericana en cuanto tal, sino del entonces presente filosófico” (1982: 23). Comienzo o raíz de los movimientos filosóficos actuales en nuestros países. Destaca Ardao que de acuerdo con Romero los Fundadores existieron ya desde la época de la Colonia. A título de ejemplo, menciona a pensadores como el venezolano Andrés Bello (1781-1865) y a los cubanos Félix Varela (1787-1853) y José de la Luz y Caballero (1800-1862).

            El peruano Francisco Miró Quesada (1918) utiliza el término Fundadores para categorizar y periodizar una interpretación sobre el desarrollo de las ideas en Latinoamérica. Sin embargo, este autor emplea el término Patriarcas más que el de Fundadores, usando ambos en gran número de ocasiones como sinónimos. Su interpretación inicia en una primera generación de Patriarcas, la segunda de Forjadores, la tercera generación dividida en dos grupos: a) Regionalistas y b) Universalistas y una cuarta generación de discípulos de la tercera.

            Se debe indicar que el uso de Fundadores y Patriarcas como sinónimos, no permite comprender algunas pequeñas diferencias, por tal motivo proponemos al lector se sirva consultar el término “Patriarcas”.

 

            Ardao, Arturo. “Bello y el concepto de ‘fundadores’ de la filosofía latinoamericana”, en Revista de historia de las ideas, Casa de la Cultura Ecuatoriana-CELA de la PUCE, 1982, 2ª época, núm. 3. Miró Quezada, Francisco. Despertar y proyecto del filosofar latinoamericano, Fondo de Cultura Económica, México, 1974. Romero, Francisco, Ángel Vassallo y Luis Aznar. Alejandro Korn, Editorial Losada, Buenos Aires, 1940. Romero, Francisco. “Tendencias contemporáneas en el pensamiento hispanoamericano” (1941), en Sobre la filosofía en América, Editorial Raigal, Buenos Aires, 1952. Varios Autores. Los fundadores en la filosofía de América Latina, Secretaria General de la ORA, Washington, D.C., 1970.

 

            (Véase: Normalidad filosófica).

 

(RMM)