Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamericana

HISTORIA DE LAS IDEAS.

 .

.  

 Esta disciplina con larga prosapia en el ámbito internacional adquiere características específicas, en el caso latinoamericano. Lo principal, en una primera aproximación, es su esfuerzo por contextualizar el proceso que siguen las ideas, principalmente las filosóficas, en la región. Por ese esfuerzo de relacionar la producción filosófica con las situaciones en las que se produce y, además, por la relevancia de las ideas filosóficas y sus virtualidades de sentido, se ha llegado a identificar esa historia de las ideas con la historia de filosofía en Nuestra América.

            Los antecedentes de esta disciplina se remontan al siglo pasado, pero será en éste, y particularmente a partir de los años cuarenta, que la disciplina se desarrolle configurando una tradición identificable que se sigue ampliando, rediseñando y modificando hasta el día de hoy.

            Entre los textos que constituyen hitos en esta tradición habría que mencionar la introducción que Ortega y Gasset escribieron para la historia de la filosofía de Emile Bréhier. En ese texto Ortega resumió, echando mano abundante a bellas e incisivas metáforas, la demanda por una renovada historia de la filosofía que mostrara a las “ideas” como auténticas ideas, es decir, operando en situación, en su “función social”. En Nuestra América un doble movimiento de estímulo al trabajo historiográfico tendrá lugar en forma de pinza desde dos polos: México y Buenos Aires, encabezados por José Gaos y Francisco Romero, respectivamente. Arturo Ardao aclarará bien, en un texto ya clásico de 1956, de qué trataba para cada uno la historia de las ideas (Ardao, 1963). Demás está decir que la interpretación de Gaos terminará por imponerse, impulsada por la noción de “pensamiento” que él elaborara precisamente para delimitar el objeto de una historia de las ideas filosóficas en Hispanoamérica (Gaos, 1944).

            Los discípulos de Gaos y Romero harán obra perdurable bajo la guía audaz de los maestros. Paradigmática, como expresión del modo inicial de elaborar esta historia de las ideas, será la tesis de Zea, elaborada bajo la dirección de Gaos, sobre el positivismo en México. Ahí quedarán delineadas las modalidades de trabajo que harán fortuna posteriormente. Una historia de las ideas enlazada con una reflexión sobre la naturaleza y destino de la filosofía en Nuestra América, la cual, para Zea, se expresará como filosofía de la historia americana.

            Años más tarde, el panameño Ricaurte Soler, en un breve pero sustancial trabajo, indicará la necesidad de articular los méritos de la tradición de la historia de las ideas con los aportes de la teoría de la dependencia (Soler, 1975); Intentaba potenciar los aportes de ambas vertientes del trabajo intelectual latinoamericano para avanzar cualitativamente. Es importante añadir, en un artículo editado en 1977, algunas sugerencias procedimentales en relación con la periodización, la ideología, las series, etcétera. (Cerutti Guldberg, 1986). Arturo Roig, por su parte, venía planteando desde esos años la necesidad de una ampliación metodológica de la historia de las ideas, la cual tomara en cuenta un estatuto epistemológico común entre la experiencia de la alteridad y la historiografía, además de desolidarizar a la historia de las ideas de la filosofía de la historia, viendo en ésta una vía interesante pero no la única ni exclusiva para el desarrollo teórico de la región (Roig, 1991). Por lo demás, elementos de la semiótica, de la teoría del discurso político, del psicoanálisis, de la hermenéutica, etcétera, han ido enriqueciendo los aportes de la historia de las ideas. Quizá convenga distinguirla de otras tradiciones disciplinarías, porque lamentablemente su denominación no ayuda mucho y confunde cuando se trata de considerar los aportes de la arqueología del saber, de la intellectual history, de  histoire des mentalités, etcétera, sin que necesariamente el campo quede deslegitimado por estas propuestas. La distinción específica de la historia latinoamericana de las ideas proviene justamente de aquellos rasgos que subrayan la importancia del sujeto colectivo de las ideas, la historicidad ineludible de la producción intelectual, el modo de contextualizar, la materialidad de la inserción institucional de las ideas, su conexión inicial con los procesos de constitución y consolidación de los estados nacionales, sus relaciones con lo político y el estado, etcétera. Queda mucho por hacer en este campo, particularmente correlacionar ideas filosóficas con historia de las ciencias y la tecnología, religiones, economía, literatura, etcétera.

            Parece atinado distinguir grupos de investigadores que comparten rasgos más o menos generacionales en su quehacer. En una primera aproximación, y mencionando algunos nombres a título indicativo, se pueden establecer tres. El integrado por: Arturo Ardao, Joao Cruz Costa, Francisco Miró Quesada, Medardo Vitier, Gregorio Weinberg y Leopoldo Zea. El que representan: Jaime Jaramillo Uribe, Javier Ocampo López, María Luisa Rivara de Tuesta, Arturo Roig, Augusto Salazar Bondy, Ricaurte Soler y Abelardo Villegas. Y el que incluye a: Hugo Biagini, Horacio Cerutti Guldberg, Santiago Castro Gómez, Carlos Guilherme Mota, Pablo Guadarrama, Jaime Rubio Angulo y Enrique Ubieta Gómez.

 

            Ardao, Arturo “Sobre el concepto de historia de las ideas”, en Filosofía de lengua española (ensayos), Montevideo, Alfa, 1963. Cerutti Guldberg, Horacio. “Aproximación a la historiografía del pensamiento ecuatoriano”, en Hacia una metodología de la historia de las ideas (filosóficas) en América latina, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 1986 (segunda edición de Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, 1998). Gaos, José. “El pensamiento hispanoamericano”, en Jornadas. México, Centro de Estudios Sociales, El Colegio de México, núm. 12, 1944. La Capra, Dominick. Rethinking intellectual history: texts, contexts, language, New York, Cornell University Press, 1987. Ortega y Gasset, José. “Prólogo (Ideas para una historia de la filosofía)”, en Emile Bréhier. Historia de la filosofía, Buenos Aires, Sudamericana, 4 ed., 1956, 3 tomos. Roig, Arturo Andrés. “Historia de las ideas, teoría del discurso y pensamiento latinoamericano”, en Análisis, Bogota, Universidad Santo Tomás, vol. XXVIII, enero-diciembre 1991, núms. 53-54. Soler, Ricaurte. “Consideraciones sobre la historia de la filosofía y de la sociedad latinoamericanas”, en Tareas, Panamá, septiembre-noviembre 1975, núm. 33. Villegas, Abelardo. Autognosis. El pensamiento mexicano en el siglo XX. México, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 1985.

 

            (Véase: A priori antropológico, A priori histórico, Circunstancialismo, Civilización y barbarie, Figura del mundo, Fundadores, Generación, Historicismo, Imperialismo de las categorías, Importación desde dentro e importación desde fuera, Influencia, Normalidad filosófica, Originalidad, Paralelismo, Patriarcas, Pensamiento latinoamericano, Sistema de conexiones).

 

(HCG)