Biblioteca Virtual Latinoamericana

 Diccionario de Filosofía Latinoamericana

POÉTICA.

 . ..  

.

 En el ámbito de América Latina, podemos precisar lo que significa poética. A partir de su contacto con Europa, la realidad latinoamericana está fundada en la síntesis, y nuestra literatura recoge la herencia de las tradiciones prehispánica, española y africana. Pero así como ocurrió dentro de los aspectos sociales, políticos, económicos y culturales, en el campo artístico en general quedó marcada la huella del colonialismo y la dependencia hacia el exterior. Será hasta fines del siglo XIX que estas naciones funden su verdadera tradición literaria con la aparición de la poética modernista, que asume para sí el apuntalamiento de una expresión legítima y particular de Latinoamérica. Hasta entonces (como sucedió en el Romanticismo) lo más osado que se intentó fue situar en el paisaje latinoamericano temas y situaciones propias de las modas literarias europeas.

            Como lo señala Paz, hablando de la “tradición de la ruptura”, el cooptar y, al mismo tiempo, digerir y aclimatar formas y conceptos manejados por los escritores de avanzada en Europa (e incluso de Estados Unidos), significa el origen de una escritura apegada a nuestra realidad (por ejemplo las novelas costumbristas o indigenistas) y con estructuras de expresión propias (como en el caso de la poesía caribeña o de César Vallejo). El éxito fue definitivo: Latinoamérica, con el Modernismo, no sólo se libró de la dependencia peninsular y puso a tiempo su reloj conforme a las vanguardias artísticas, sino que también generó (junto con la Generación del ‘98) una renovación expresiva en España.

            Ya en nuestros días, la generación del llamado “boom” o del realismo mágico constituye una de las culminaciones más evidentes de dicho proceso de autonomía e identidad literaria, donde merced a esta poética del mestizaje es posible describir, como situación netamente latinoamericana, que en una lejana ranchería un coche descompuesto sea utilizado como gallinero. De esta forma, la contradicción que implica la búsqueda de una voz y un carácter propios es resuelta con la aplicación de estructuras formales extranjeras (la novela psicológica, el libre fluir de la conciencia, los juegos narrativos en diferentes tiempos y distintas personas, etcétera) dentro de una circunstancia que caracteriza de fondo la realidad de nuestros países.

            Una vez puestos al día (e incluso a la vanguardia), la literatura y el arte latinoamericano han adquirido una relevancia que no comparten los rubros político, social y económico. Por tanto, la poética latinoamericana no precisa de voltear hacia afuera para reconocerse, renovarse y evolucionar en la búsqueda de su identidad innegable; basta con que se mire en el espejo de sí misma.

            Para terminar se considera necesario decir que el término proviene del latín poética, que a su vez proviene del griego poiétike, cuya raíz, poien, significa “hacer”. Término vasto que en su área de estudio engloba tanto al calificativo de creación humana (principalmente una obra artística), conducida en su factura hasta un nivel cercano a lo perfecto, como a la concepción de la teoría estructuralista de Roman Jakobson, abocada a considerar todo texto literario estrictamente en cuanto a su valor lingüístico.

            Dentro de esta serie de acepciones existen tres muy vinculadas entre sí:

            a) Poética como tratado sobre la poesía, es decir, arte o técnica sobre la composición poética (y que en su calidad de arte de la palabra comprende lo que actualmente se concibe como literatura, sentido con el que ya desde Aristóteles se le asume).

            b) Poética (atendiendo una prerrogativa proveniente del Romanticismo) como propuesta original expresiva de un tiempo histórico o una corriente literaria dados (poética simbolista, poética futurista, etcétera).

            c) Arte poética como postulado de los propósitos que sostienen el discurso de un poeta en específico, abarcando así el estilo y/o presentación formal que caracteriza a dicho autor.

            Es de acuerdo al primer inciso como está concebida la primera poética (en cuanto conjunto de reglas para la escritura) de que se tiene noticia, la de Aristóteles. Esta obra, antes que ser el origen de la moderna clasificación de formas y géneros literarios, propone que la cualidad estética trascendente con que se emplea la palabra es lo que distingue a la poesía del resto de los discursos lingüísticos. En ella Aristóteles maneja el concepto de imitación (mímesis) para describir la labor literaria. Escribir, por tanto, es hacer una imitación de algo por medio de la palabra (cap. 1). Sin embargo, el hacer poético va más allá de la función imitativa: constituye una función creadora. Dentro de esta línea, Alfonso Reyes, en El deslinde, define poesía como “creación humana en general” o “creación verbal en música o en verso”, y luego desliza una tercera que es a la que se adhiere: “cierta manera de literatura, no necesariamente en verso” (1963: 35).

 

            Aristóteles. Poética, ed. trilingüe de Valentín García Yebra, Gredos, Biblioteca Románica Hispánica, IV Textos 8, Madrid, 1992. Grossmann, Rudolf. Historia y problemas de la literatura latinoamericana, trad. del alemán por Juan C. Probst, Ediciones de la Revista de Occidente, Madrid, 1972. Nicol, Eduardo. La idea del hombre, FCE, Sección Obras de Filosofía, México, 1989; Poesía y Filosofía. Formas de hablar sublimes, UNAM, Cuadernos del Instituto de Investigaciones Filológicas 16, México, 1990. Paz, Octavio. Los hijos del limo. Del Romanticismo a la Vanguardia, Seix Barral, Biblioteca Breve, Barcelona, 1981. Reyes, Alfonso. Obras Completas, t. XV, FCE, Letras Mexicanas, México, 1963.

 

            (Véase: Estética, Ritmo, Verso libre).

 

(JGM)