TRANSTERRADOS (EMPATRIADOS). El término fue acuñado por el filósofo español José Gaos (1900-1969). Designa a aquellos filósofos y pensadores que llegaron a México como consecuencia de la derrota de la República Española (1836-1939). El significado de este neologismo sugiere un hecho preciso: los españoles encuentran en México una continuidad lingüística y en gran parte cultural, lo cual les permite proseguir y ampliar sus obras realizadas en España. México se constituye en la “extensión” y el “destino” de la patria misma, para denominarse empatriados. Es decir, se entiende como empatriado el no haber dejado la tierra patria por otra extranjera, más bien es el traslado de una tierra de la patria a otra. Esta extensión y destino aleja al término de lo que se entiende por desterrado, para especificarse en el de transterrado.

            Transterrado se explica como la adaptación de un continuar con lo español de España por la participación de lo español en México. Es la idea entrañable, para todo empatriado, de las dos patrias, de su patria de origen y empatriado de una patria de destino.

            La historia del término se remonta a la llegada de los maestros del exilio español a México en 1939. Según la interpretación de uno de los filósofos más sobresalientes de este grupo, José Gaos, los exiliados españoles se pudieron integrar con facilidad en México, por lo que este país tiene de español. El acercamiento entre los refugiados republicanos y el pueblo mexicano sacó a la luz muchos de los aspectos hispánicos que se encontraban soterrados en la “personalidad” de México y en Hispanoamérica. Pero en esta misma condición hispánica de México e Hispanoamérica jugó un papel en este proceso integrador, lo que los españoles mismos traían también de mexicanos. Gaos señala que los españoles hicieron un nuevo descubrimiento de América, donde se dio un acercamiento mutuo y de posibilidades de entendimiento por impulso y unión de ambas partes “...Por fortuna, lo que hay de español en esta América nos ha permitido conciliar la reivindicación de los valores españoles y la fidelidad a ellos con la adhesión a los americanos” (Gaos, 1949).

            Hubo un gozoso descubrimiento y sorpresa. Los españoles no sabían casi nada de México ni de Hispanoamerica, empero, después de los impactos y relaciones la aceptación ya no fue difícil. Esto haría que los republicanos españoles, desde su arribo a México, en ningún momento se sintieran desterrados. Gaos escribe que desde aquel primer momento tuvo la impresión de no haber dejado la tierra patria, sino más bien, de haberse traslado de un lugar de la patria a otro. Más aún, fue menor al que hubiera sido de cualquiera de las ciudades españolas a otra.

            Ya asentados en México, Gaos recuerda cómo fue acuñado el neologismo de transterrados; nos dice que en una comida que les dieron los profesores de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional a sus homólogos españoles incorporados a esa misma institución (1943), fue obligado a hablar “...y queriendo expresar cómo no me sentía en México desterrado sino... se me vino a las mientes y a la voz la palabra transterrado, que sin duda quedó ajustada a la idea que había querido expresar con sinceridad” (Gaos, 1994).

            El neologismo de transterrados corrió con suerte. En todas partes, particularmente en México, fue acogido con simpatía y cordialidad. Expresaba un sentimiento muy español en relación con México, lo cual mostraba los innegables vínculos comunes que unen a ambos pueblos: sus características similares, el idioma, la religión, los elementos raciales, muchas costumbres, tradiciones y una común y en muchos sentidos, coincidente formación cultural.

            Este grupo de transterrados inició sus estudios de filosofía en dos grandes centros universitarios: Madrid y Barcelona, aunque el prestigio de José Ortega y Gasset hacía que algunos catalanes fuesen a Madrid para abrevar en las fuentes de su filosofía. A la Escuela de Madrid pertenecen José Gaos, Luis Recaséns Siches, José María Gallegos Rocafull, Eugenio Ímaz, María Zambrano, Francisco Carmona Nenclares, Agustín Mateos y Martín Navarro Flores. A la Escuela de Barcelona pueden asignarse el maestro Jaime Serra Hunter, Joaquín Xirau, Juan Roura Parella, Eduardo Nicol y Juan David García Bacca.

            Todo este grupo de distinguidos pensadores recibió su formación filosófica básica en España. De allí toma su estilo, sus métodos, sus temas y su contenido esencial. Muchos no llegan a terminar su formación personal y algunos alcanzan puestos de notoriedad, ya como catedráticos y escritores, o como directores importantes de instituciones docentes; es el caso de Gaos, quien fue rector de la Universidad de Madrid (1936). Otros estuvieron a punto de concluir su doctorado, entre ellos está Eduardo Nicol, el cual lo obtiene en México. Algunos más, apenas adolescentes o jóvenes, como Ramón Xirau y Adolfo Sánchez Vázquez, se formaron propiamente en México y allí han desarrollado su actividad filosófica.

 

            Abellán, José Luis (comp.). El exilio de 1939, Taurus, 6 vol. Madrid, 1976-1978. Abellán, José Luis. La filosofía española en América, Guadarrama, Madrid, 1966. Abellán, José Luis. El exilio español en México. 1939-1982, Salvat-Fondo de Cultura Económica, México, 1983. Gaos, José. “Confesiones de Transterrado”, en Universidad de México, núm. 521, México, junio 1994, pp. 3-9. Gaos, José. “Los transterrados españoles de la filosofía en México”, en Filosofía y Letras, núm. 36, México, octubre-diciembre, 1949, pp. 207-231. Gaos, José. Confesiones Profesionales, Fondo de Cultura Económica, “Tezontle”, México, 1979. Gaos José. “La adaptación de un español a la sociedad Hispanoamericana”, en Revista de Occidente, núm. 38, Madrid, mayo 1966, pp. 168-178. Salmerón, Fernando. “Sobre el pensamiento de José Gaos. La filosofía política de los transterrados”, en Universidad de México, núm. 521, México, junio de 1994, pp. 10-18. Xirau, Ramón. “Los filósofos españoles ‘transterrados’”, en Varios autores. Estudios de historia de la filosofía en México. UNAM, México, 1985, pp. 295-318. Zea, Leopoldo. “La filosofía mexicana de José, Gaos”, en Universidad de México, núm. 521, México, junio 1994, pp. 19-25. Zea, Leopoldo. “José Gaos, español transterrado”, en Gaos, José. En torno a la filosofía mexicana. Alianza Editorial Mexicana, México, 1980, pp. 7-12.

 

(MMA)